PLAYAS DE THAILANDIA. Esta bella isla, plagada de cocoteros y blancas playas, está habitada por gentes con cultura propia, gente que se reconoce así misma como la familia Samui. Es la isla más grande del grupo conocido como Muu Ko, que incluye ochenta islas más pequeñas.

No es éste un lugar para ver grandes templos o esplendorosos palacios, sino para contemplar las auténticas casitas de madera, los pequeños templos perdidos entre la naturaleza y las estatuillas que constituyen la vida religiosa de la isla. A la isla de Koh Samui se la conoce por ser el lugar del romance tropical, donde ver a los monos jugando o asistir a las peleas de búfalos, son algunas de sus mayores diversiones.

Aunque no hay nada como sentarse en una roca en la playa y disfrutar de los peces tropicales nadando. Mide más de 247 kilómetros cuadrados, un tamaño considerable teniendo en cuenta la zona. Samui es un lugar único, pues no tiene el ajetreo turístico de Thailandia y hace poco tiempo que fue descubierto por los occidentales.

Toda la costa está perfilada por promontorios de roca caliza que forman increíbles acantilados de una gran belleza paisajística. La localidad de Krabi compite en belleza paisajística con Phuket, pero tiene la ventaja sobre ésta de contar con playas mucho menos pobladas.

La playa de más fácil acceso desde Krabi es la de Hatuang Nang. Otro interesante arenal es el de Nopparat Thara, que está incluido dentro del Parque Nacional de las Islas Phi Phi y donde se pueden admirar bellos ejemplares de casuarina. Además, la costa de Krabi cuenta con aguas cristalinas y arrecifes de coral que invitan a la práctica del submarinismo y muchos otros deportes acuáticos.

Las islas Phi Phi se ubican a 43 kilómetros de distancia de Krabi. La isla más grande y desarrollada es la de Phi Phi Don, donde encontrará preciosas playas.

 

La isla Phi Phi Lee es la más pequeña, pero cuenta con impresionantes acantilados. Además, existen numerosas cuevas y calas vírgenes. El mayor atractivo monumental de la ciudad es el Wat Kaew. Los alrededores de la localidad también guardan alguna que otra sorpresa, como las extensas plantaciones de palmeras que segregan un preciado aceite que se utiliza para cocinar.

La isla de Phuket es popularmente conocida como la perla del sur y no es para menos, pues es un lugar paradisíaco plagado de anchas bahías, penínsulas rocosas y acantilados cubiertos de vegetación tropical. La isla está unida a la península por el puente Sarasin y se localiza en el mar de Andamán. Su clima subtropical facilita el desarrollo de una exuberante vegetación que cubre la mayor parte de su territorio. El paisaje está formado por hermosas playas de aguas cristalinas, arrecifes de piedra caliza y campos cultivados de cacao, piña, coco, caucho y arroz. Las playas más turísticas se sitúan al sur y suroeste de la isla, aunque las más vírgenes se encuentran al norte.

Las más importantes son la playa de Patong, una de las más grandes, la de Rawai, por ofrecer los mejores lugares para las inmersiones, y la playa de Nai Harn.